Abogados de la ley de segunda oportunidad

La Ley de la Segunda Oportunidad es una ley española que entró en vigor en el año 2015 y tiene como objetivo brindar una segunda oportunidad a empresarios y personas físicas que se encuentren en situación de insolvencia, es decir, que no puedan hacer frente a sus deudas. La Ley de la Segunda Oportunidad permite a estas personas acceder a un procedimiento judicial para reorganizar sus deudas y, en su caso, reducirlas, con el objetivo de lograr una reestructuración viable de su situación económica y poder superar su situación de insolvencia.

La ley prevé un tratamiento especial para los deudores que actúen de buena fe, es decir, que hayan actuado con honestidad y no hayan incurrido en fraude o negligencia en la gestión de sus negocios o finanzas personales. Además, la ley también permite a los acreedores recuperar parte de sus créditos y contribuye a la preservación del tejido empresarial y a la protección del empleo.

    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y términos del servicio de Google.

    Requisitos de la Ley de Segunda Oportunidad

    • Ser persona física.
    • Tener más de un acreedor, ya sea público (AEAT, Ayuntamiento, Seguridad Social...), o bien sea privado.
    • Estar en situación de insolvencia (no poder cumplir las obligaciones económicas asumidas).
    • No deber más de 5.000.000 de euros.
    • No poseer antecedentes penales en delitos socioeconómicos (delitos contra el patrimonio, falsificación de documentos, contra los derechos de los trabajadores, contra la Seguridad Social o la Hacienda Pública).
    • Ser un deudor honesto y de buena fe.
    • No haber declinado un trabajo en los últimos 4 años.
    • No haberse beneficiado de la Ley de Segunda Oportunidad en los últimos 5 años.

    Modificaciones en 2022 de la Ley de Segunda Oportunidad

    Estas modificaciones persiguen acelerar el proceso y disminuir los gastos para los endeudados que utilizan esta normativa para conseguir la exoneración de sus deudas.

    Lo más destacado es la supresión del mediador concursal y la exoneración con conservación del activo con un plan de pagos. De esta forma, se logrará el acceso a la anulación de deudas hipotecarias, préstamos rápidos, con Hacienda, con la Seguridad Social y otras obligaciones de una manera más simple. Tras esta reforma, se han reducido los plazos hasta un máximo de 18 meses para conseguir la exoneración de las deudas.

    Es de destacar que previamente, el plazo oscilaba entre 2 y 5 meses para la fase extrajudicial y de 6 a 8 meses para la fase judicial en caso de que no haya bienes que liquidar. Si hay bienes a liquidar, hay que proceder a una tercera fase, denominada de calificación, donde se puede ir hasta un máximo de un año o año y medio. De esta manera, ahora se han disminuido los plazos para que no sobrepasen el año y medio desde el inicio del procedimiento.

    Pasos de la Nueva Ley de Segunda Oportunidad

    La recién aprobada reforma ha eliminado la fase extrajudicial, lo que acelera el proceso significativamente. En esta fase se solía intentar alcanzar un acuerdo con los acreedores para saldar parte de las deudas.

    Pero ahora, desde finales de 2022, se pasa directamente a la fase judicial donde se puede solicitar la exoneración del 100% de las deudas, en caso de que el juez lo apruebe. En consecuencia, no se requieren más los procedimientos previos que suponían varios meses de negociación.

    Actualmente, se prepara la documentación y se presenta directamente al juzgado, donde se puede solicitar ya sea la cancelación total de las deudas o una cancelación parcial y un plan de pagos. Nuestros abogados evaluarán adecuadamente el caso y decidirá qué opción es mejor para el cliente, dependiendo de sus requisitos.

    Pide más información

    ¿Qué opinan nuestros clientes?

    4.9 ★★★★★ de 80 opiniones

    ¿Necesitas más información?

    Llámanos al: 699 23 29 12 960 48 48 39